26 sept. 2012

tú, Sarco Lange, hijo de la soledad y el ahogo

tú,
Sarco Lange
morador de la derrota
bestia de la noche y el abismo
indigno humano
ronca niebla
lodo de marismas y miserias
afligido devorador de mejillas
sangre de neón moribunda
deficiente infraestructura
rendida fuerza
tú,
poderoso viento gélido
hijo de la soledad y el ahogo
apósito de terror
sutura de hollín y agonía
lamedor de osario
que pone a la muerte en postura de perra
cicatriz que cierra en falso
hogar de invierno y tinieblas
tú,
sucio retrete de cuarto de baño
muchacho estallando en mitad de la guerra
necesidad de catástrofe
criminal
bruto indomable
ira
pasión
violencia,
tú,
polvo presente en las flores
padre del abuelo y la tierra
melodía de fuego y vísceras
cárcel fecunda
puta pesadilla
deliciosa ramera.

tú,

¡terror de íntimo árbol!

¡mi sagrada familia¡

¡HERMOSA LUZ BELLA¡

no permitas que nadie te arrebate la escritura.




18 sept. 2012

el corazón de la ballena

"Allez plus doucement,
l'air me manque,
faites comme si c'était vous qui étiez fatigué"
-Marie Paradis- 
bajo mis pies desnudos
hay un charco de agua y arena mojada,
el impertinente sol
penetra con violencia y fuego sobre mi espalda

debes saber que esta playa ladra,
ladra la tristeza de mis ojos y el salitre de tu tiempo,
el rescate de las barcazas abandonadas por la memoria,
el ancla de aquella mujer,
el óxido del último hombre.

las palmeras robustas,
-prendidas de viento y marea-,
inhalan el largo suspiro del mar vencido,
que sucio y moribundo,
se agita y se encrespa llorando por el viento pastoso de junio

mi brecha pronto estallará,
y con ella,
una noche más el deseo de amarte.

quisiera,
antes de que te embarques,
antes de arrancar de cuajo cada uno de tus baluartes
y quebrarte en dos,
como túnica abierta de murmullo y agua,
antes de penetrar en la oquedad de tu sexo
y llenarte la casa y la chimenea
de mordiscos enormes y gemidos de entrega,
antes de morir por la victoria sangrante
-sin reconocimientos-
y escupir el semen y el flujo
sobre la derrota que prende de nuestro pecho
digo,
quisiera antes,
entregarte este barco.

el drama ha terminado,
y ofrezco cada extremidad de mi cuerpo
a la piel y al deseo de tus palabras
sin bibliotecas ni anaqueles que lo comprendan

la aorta de este animal es tan grande
como la tubería principal de una ciudad cualquiera,
inferior en ímpetu y fuerza,
a la sangre impulsada a borbotones del corazón de la ballena.

ven y tiembla,
abandona la ínsula,
rompe los remos que nos alejan,
¿a qué esperas?,
no los queremos.

 

16 sept. 2012

tratado del bestialismo

 
las bestias
se muerden
se devoran
se atacan
se gimen
se retuercen
se acechan
se crujen
se crispan
se baten
se duelen
se luchan
se braman
se rugen
se atacan
se enfrentan
y mueren.
pero también las bestias
se lamen
se curan
se protegen
se apenan
se cuidan
se desparasitan
se acurrucan
y aman

libres.

que tu cabeza no cuelgue de esa pared
que tu piel no adorne el salón de la casa
que no te limpien los colmillos sucios
que no le saquen brillo a tus astas.

12 sept. 2012

mis venas pornográficas

hasta que la sangre me salpica,
hasta que me corro en su sangre.
"la felicidad"
-Denis Robert-

yo no tengo pautas
ni métodos
ni manuales de instrucciones
yo te amo libre y salvaje
como animal desbocado
caninamente embravecido y fiero.

yo no tengo pautas
ni métodos
ni manuales de instrucciones
y devoro tu cerebro de puta niña brillante
pegado a tu pelo
rasgando tu carne y tus entrañas
flor carnívora de labios palpitantes
destello de soledad y noche

yo no tengo pautas
ni métodos
ni manuales de instrucciones
me alimento de tus oscilaciones
por las esquinas del frío y la marea
de tu violencia y tu ternura
de la rabia de tu soledad
de todos tus domingos de carnicería
de tus gracias y desgracias
de la indisciplina de tu escote y de tus curvas

bebe de mi sangre blanca
de estos gemidos rotos
- gritos de dolor proferidos al vacio-
de mis fauces rabiosas y sucias
de esta espiral de maldiciones constantes

bebe de mis venas pornográficas
de la ansiedad de mis cuerdas vocales
de mi saliva candente y espumosa
de esta vida quebrada y hueca.

te voy a obligar a lamer todas nuestras despedidas
hasta que te aprendas de memoria mis lágrimas
para que las recites
como el peor de los poemas

masturbarte,
hazte daño,
quiero que me duelas y te duela:

mi polla es la única recta que existe entre nosotros
hazme gotear
y frótate hasta romperte.


9 sept. 2012

mataré marcianos en los recreativos del barrio


todo lo que hacemos
-incluso lo que dejamos de hacer-,
no tiene nada de admirable,
hitler pintaba cuadros preciosos
mientras samaranch se afiliaba a la falange.

yo con doce años planeé el asesinato de mi abuela,
nunca lo llevé a cabo,
pero lo estudié con todo lujo de detalles.

también con doce años me enamoré
y apuntaba en una libreta los días que pasaba sin verla,
en la misma libreta que planeé
el asesinato de mi abuela.

he amado y he odiado
no sé si en la misma proporción,
prefiero pensar que al final el amor siempre triunfa,
igual que hubo un tiempo que pensé en robar la gioconda
y colgarla en mitad del desierto de atacama.

o hacer papel higiénico de las cortinas del palacio de versalles.

hoy,
en tratas con la madurez,
sólo pienso matar marcianos en los recreativos del barrio
posar un cigarrillo en el cenicero del pinball,
pelearme con el dueño por un extra al donkey kong
y mirarte las tetas excitado
mientras elevo poderoso la mesa del futbata.

eres la tragaperras con la que siempre he soñado,
la carambola perfecta  en el billar de mis ancianos,
el record y la doble falta,
una adolescente perversa
en busca del mando del arcanoid
bajo mis pantalones de pana.




5 sept. 2012

tratemos de llegar al mar

nunca deberíamos dejar de palpar esa sensación
-agradable y placentera-
de unos pies empapados en sal.

tratemos de llegar al mar
-sea de la forma que sea-,
soportando el peso de la cama y el recuerdo
poderoso de unos cuerpos.

encender un cigarrillo
como si fuera la primera cosa que hacemos juntos
con los ojos abiertos y los pies desnudos.

llegarán las primeras arrugas de la humedad,
jaleantes
nos acariciaremos los pies:

el dedo gordo y arrugado,
casi rasposo,
-igual que la lengua de un gato-,
el vibrante mediano,
el pequeño tímido.

los palparemos
igual que se palpa un trapo húmedo y viejo
empapados
como ancianos amantes que tratan de llegar al mar.


2 sept. 2012

llora otra bala nueva

mientras anoche te bebías temeraria todas las aguas fecales que callas
a mí me interrumpió un infinito desgarro,
un dolor profundo y denso
que por momentos parecía dormitarme el pecho y la vida.

su rugido me arrastró poderoso y no quise escapar del furioso frío,
traté de retenerlo unos segundos más,
grité:
 -canalla,
  no quiero morir¡-
pero el frío era horrible e insoportable y no pude resistirlo
me quedé inmóvil,
confortablemente paralizado,
apeteciblemente muerto
entre una mezcla de terror y sosiego.

entonces te vi pasar con voz de luz y gemido:
- no sé si vomitar o llorar-
y quise lanzarme en tus brazos de cosaca,
encerrarme en tu siberia destruida,
pero hacía tanto frío
que ya había heredado una postura estatuaria e impertinente,
tenía que recomponerme y tratar de vivir por todos los medios
estaba muriendo ante la linea de hielo y no podía permitirlo.

vomité,
vomité un mar de lágrimas y sollozos,
vomité encima de todos los poemas dramáticamente radicales,
en la garganta de los indeseables,
en cada una de las gotas prisioneras del mar mediterráneo,
en las situaciones donde el punto de partida es el punto más lejano,
en todos y cada uno de los orgasmos formales que velan la ciudad de barcelona
en la petrificación de este mundo descompuesto
en los archivos roídos de un sanatorio mental.

vomité aplomado y dolorido
precipitadamente encima del banquete de platón,
y en el espeso tonel de diógenes,
vomité una noche de sangre por las esquinas de gràcia
debajo del sucio silencio,
encima de los gritos pulcros.

vomité con la fuerza de un ser vivo enormemente furioso
los escombros de las horas y el retén de los suspiros
el cigarro sobre la piel ignífuga
la castración del satisfecho.

vomité casas de paja
y una ciudad de porcelana,
hembras loba y hombres tronco,
pollas pulcras
coños de hacha.

y llegué hasta aquí
víctima de la noche y la distancia
animal desnutrido y absoluto,
fauces de bestia inmunda que nunca debiste besar:

oh criatura
extremadamente desnuda y perra,
llora otra bala nueva
y otórgame el tiro de gracia.