28 jun. 2013

colguemos a la gioconda en mitad del desierto de Atacama

"El poema es una puta inexperta que te deja los genitales como dos cascabeles.
 La poesía entra a pelo y es gratuita: asume los riesgos"
-Jota-

plágiame con lentitud
ahora que la muchedumbre es un tumulto de protestas
y hazlo con el entusiasmo de un pueblo que grita libertad
o con la agitación majestuosa de la piel
enarbolada de banderas salvajes.

plágiame y hazte triunfo,
o fastidio de bestia que cae por su propio peso
desde lo más abrupto del acantilado.

por si no lo sabes
- que lo sabes-
existen viejos carceleros con nombres y apellidos,
celadores de golpes y yoismos
que encadenan el aire de la poesía
cuando lo único que hacen es ahogar al poema.

perros lastimeros de puertas traseras
que eleváis los huesos de los muertos
mientras mordéis
-lastimosamente-
la copia de vuestros poemas,
escuchadme,
uno escribe por falta de aire,
porque se muere,
y no hay que esperar que luego vengan
a felicitarte por lo bien que respiras
o por lo mucho que apesta tu muerte.

pero tú
chacal de mi desierto,
habitación que no habitas,
reverso de mi suerte,
tú,
yugo de brazos caídos,
buey sempiterno dispuesto a inclinarte,
roba y asesina,
roba todo lo que escribo
y hazme pálida ruina,
aire de colina elevada,
trémulo aullido de espiga.

un líquido pervertido que darme de beber
un bolsillo perforado,
una bancal de sexo y drogas,
-cuantas más mejor-,
y hazme el regalo del embalsamador
maquillándome el rostro de pureza:

verás como luego
de madrugada
te muero sin esfuerzo.


18 comentarios:

  1. Muérelos de una vez, carceleros y celadores. ¡Todos por el acantilado abajo. Ya basta!

    [dura, durísima defensa, David)

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Verdad, los carceleros andan por todas partes con nombre y apellido. Tienen el puto don de la censura. Hablan de poemas como si fuesen mandamientos de un dios. Son, "los atacantes del amor". Y como dijo el Diego "que la sigan chupando". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. pero tú
    chacal de mi desierto,
    habitación que no habitas,
    reverso de mi suerte,
    tú,
    yugo de brazos caídos,
    buey sempiterno dispuesto a inclinarte,
    roba y asesina,
    roba todo lo que escribo
    y hazme pálida ruina,
    aire de colina elevada,
    trémulo aullido de espiga.



    Este es un poema sangrado, un aullido en pro de la poesía.
    Bello, cortante, desfiladero,
    para tragarlo y engordar de pureza
    para escupirlo a la cara de los chacales.

    GRACIAS

    Un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  4. Joder hermano, tienes que avisarme antes de dispararme en la nuca, en el corazón y en las vísceras. No sé, hazme una señal de humo o escupe un poco de tinta en algunas de las puñeteras calles por las que cruzo, lleno de hastío, a diario.Yo me quedo en esta calle, en esta quilla...Tus versos,maese David, tienen un algo enérgico que mueve mis piernas e irrigan la sangre.Tus versos son sangre, es eso, optimismo y desafío a pesar de. Un abrazo gigante, añoro añorarte,qué jodido.

    ResponderEliminar
  5. Eres un gran orador.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Sandra dice que este es un poema sangrado. Yo amplío y digo que, aparte de sangrado, es sagrado. Sangrado de sangre y sagrado de sagracia, de Mariné, de pájaro bendito durmiendo el sueño de la desesperación germà, un beso como si mañana estuviésemos tan muertos...

    ResponderEliminar
  7. Qué grande lo tuyo David, ese final es maravilloso.
    Cuánta fuerza, de esas que te arranca un suspiro placentero.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. imposible plagiar una voz como la tuya, posee el beso de cianuro que se busca en el filo, la brasa incandescente como alma, el golpe certero y limpio del que ruge como respira. la voz del que está vivo.
    enhorabuena y gracias por darnos tanto
    un beso inmenso

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno este poema Capitán contiene versos con tanto fuego que se podrían cocer tostadas sobre ellos. El reverso de mi suerte, cuanta razón, poder escribir es una suerte y la desgracia del plagiador.
    un abrazo de tu viejo amigo el "naufrago de la Barceloneta".

    ResponderEliminar
  10. Me resquebrajo y no sé que comentar.
    Desde que empieza la historia, el ser humano se ha copiado, y la civilización es "las leyes del copiar", establecidas por el poder.
    ¡¡¡Copiémonos asta en el beneno que veve nuestra bida y nos fecunda!!!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Cualquier elogio se me quedaría enquencle, BARVARO!!

    ResponderEliminar
  12. "uno escribe por falta de aire,
    porque se muere,
    y no hay que esperar que luego vengan
    a felicitarte por lo bien que respiras
    o por lo mucho que apesta tu muerte."

    Estimulantes tus versos. Un placer topar con este blog, con esta poesía. Me quedo por aquí.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Esto es una perla que tengo que destacar y alabar, porque me identifico enormemente con ella, porque me define aunque sea metáfora tuya... No te felicito, que conste... hubiera preferido que fuera mia y no tuya... pero soy buen perdedor, casi tanto como mal lector...

    "...uno escribe por falta de aire,
    porque se muere,
    y no hay que esperar que luego vengan
    a felicitarte por lo bien que respiras
    o por lo mucho que apesta tu muerte."

    No sé los demás pero, compartiendo contigo la asfixia, entro aquí por empatía... y morir... todos morimos, y todas las muertes apestan; tal vez es que siendo un moribundo asustado de morir solo, busco el reflejo de otras muertes... por aquello del consuelo de los tontos... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Nada se puede añadir cuando ya se ha plasmado todo con tanto savoir faire, y nada añadiré salvo una sincera felicitación, has conseguido plasmar las miserias de la queja banal y ridícula de forma elegante y hermosa y eso hace de este poema algo inmenso.
    Bravo! Te quiero

    ResponderEliminar
  15. ¿Y qué más da que te plagien? Bastante desgracia tienen que han de ir recogiendo por ahí las migajas de la imaginación de otro, y tú, piénsalo, siempre puedes seguir escribiendo. Cuando hay talento, no hay techo.

    Igual me ha gustado el poema, es un buen tajo en el rostro del aire.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  16. déjate de plagios y aprende de los grandes maestros hasta que puedas escupir sobre su tumba. Me ha encantado el magazine. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. desconozco a que grandes maestros te refieres. de la categoría que hablas sólo conozco a uno y su nombre y sus versos encabezan el poema. me alegro mucho que te gustara el magazine, muchísimo. un saludo.

      Eliminar
  17. el desierto guarda no solo el salitre y el cobre que se hace respiro
    también la sangre de todos aquellos que han estado allí
    trabajando sobreviviendo muriendo ... gastados, resecos , pobres, detonados

    precioso poema David
    felicitaciones
    cuando estuve en Pisagua fue fulminante
    en Humberstone las calaminas me hablaron sus dolores
    en medio de la misma soledad rotunda y recalcitrante todo lo que pensaba quedaba pequeño

    saludos

    ResponderEliminar