18 ago. 2013

armisticio del espejo

amanece otro día que me llevará a donde tú no estás.

ibuprofeno,
silencio,
noches pesadas sobre la espalda
y la soledad
esparciéndose como abominable diáspora.

en un acto de majestuoso error me ofrezco al espejo solicitando una tregua,
un cese de las hostilidades,
un tiempo que me consta existió
y que ahora se oculta tras las arrugas de mi autopsia.

estoy harto de la batalla,
-le digo-
siempre con el corazón sosteniéndome en hambre
y los dientes cavándome zanjas,
si pudieras dar razón de mí,
si pudieras cercar este diálogo lanzado a la conquista de tus ojos.

pero es inútil,
no resulta,
y me echo de menos,
y también echo de menos a ese niño que atraviesa la vida hasta hacerse salvaje,
con los bolsillos girados de lagartijas y sin intención de dosificarse.

el pasado es dentellada que muerde sin clemencia,
pese a ello
me sumerjo en el oscuro navío de mi adolescencia,
escoltado de enemigos,
con el agua hiriente del abandono,

y me veo por fin en el lenguaje de las palabras duras,
en la libertad perfecta de un cuerpo sin proyectos,
en siete hileras de mentiras,
en un robado de vino,
con jesuscristo interrumpiéndome la cena.

tres muchachas se agolpan a mi alrededor para llamarme libertino,
para llevarme a un lugar donde hurgar la belleza
donde el abandono de la piel se muestra como fuerza repentina.

decidme,
vosotras,
mujeres de muelle y desierto,
aún sigue la fiesta en el bosque
gritando desnudez sin cimientos?

vayamos al templo para lamer la leche y la hiel
de lengua de todos los imperfectos
y colisionar el amor
con el precipicio de la vida.

vuelvo el rostro sojuzgado por el tiempo,
mis sesos infectados de carcajadas,
de murallas bajas y temple en los puertos.

esto soy yo:

una masa de carne sin baluartes,
la perfecta impostura en la boca del alquimista,
un futuro testamento
y la esclavitud
que es el verdadero nombre de mi cuerpo.


17 comentarios:

  1. me echo de menos,
    y también a ese niño que atraviesa su vida hasta hacerse salvaje,
    con los bolsillos girados de lagartijas
    y sin intención de dosificarse.


    Ese eres tú, ese somos todos, nos echamos de menos en una carcel que nos comparte con el resto de una humanidad anillada, de una voragine que nos traga alejandonos de la esencia, creo que cuando uno es niño es donde tiene toda su esencia, sin maldad, en su inocencia gira un mundo que los adultos vician.
    Desprendernos de cadenas.
    Acabo de ir al bosque contigo, a esa fiesta y también me tomé el ibuprofeno y me colé, por ese pequeño orificio que se abre en un poema para recorrerte, y también sentí el peso, el dolor, la tristeza.

    Mi abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  2. navegas los filos a cuerdas de vino... escarbas y traes, tempestad que emerge la catarsis y devuelve la ebriedad de saberse y su grito y su lágrima y su extraño orgasmo...

    placer intemperarse por tus verbos!

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. esclavos del hambre y del lenguaje.
    la fiesta sigue en el bosque, porque somos ramas de árboles.
    somos frutos caídos, david, entregados como comida lista para masticarla.

    abrazos y besos, poeta.

    ResponderEliminar
  4. lejos...demasiado lejos quedó el niño con lagartijas en los bolsillos

    qué pena, los adultos suelen constatar sus renuncias
    y hacer catarsis para consolarse

    hondo poema David, buceas en acciones y redenciones
    que en el hombre se hacen escamas protectoras

    buen domingo

    ResponderEliminar
  5. Dijo el poeta : " Con estas fragmentos he apuntalado mis ruinas ".Hermano, estos versos tuyos me han atravesado el cráneo, las manos, la carne. Te espero en los intersticios del hambre, en los bordes del aire, en el alféizar de tus hojas de ruta. Te espero en las afueras de los espejos. Te abrazo, muy fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Si hundo las raices de ese espejo no obtengo un mensaje preciso, pero si una voz que me dice que yo soy el limite al que tiende mi yo y mi reflejo. Soy esclavo de ese límite, somos ex-clavos de los umbrales
    Gracias por compartir y un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Sigue la fiesta en el bosque camarada, quédate tranquilo, lo que desapareció fue la vajilla de plata y el torpe demonio que masturbó a los espejos.
    Te aseguro que cuando acabe la fiesta me quedaré a recoger las cenizas de los cigarrillos, te lo prometo, después rociaré de gasolina el alma del bosque y le haré un pequeño favor.

    Besos germà.

    ResponderEliminar
  8. Curioso como somos tan esclavos del pasado y de nosotros mismos. Este verano está siendo un gran cementerio de recuerdos. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Te venero desde nuestra ultima despedida y te quiero desde siempre.
    Esta entrada es un himno

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  10. tú no das tregua, rompes timones, inventas mares, te sacudes la alambrada, estallas puertas y ventanas
    leerte es un placer primario, antiguo y salvaje
    y ya pura necesidad para siempre

    inmenso beso

    ResponderEliminar
  11. las cenizas son el óleo viscoso para pintarnos el testamento/esclavitud una vez y otra y más mientras siga inacabado el vértigo de los bosques, mientras, la fiesta.
    Imposible arrancarle el verdadero nombre de (tu) cuerpo. Esclavos
    esclavos esclavos siempre, David

    Abrazo grande

    ResponderEliminar
  12. No voy a decirte nada nuevo.
    Hay letras en las que podría quedarme a vivir, al menos una temporada.

    Un bersazo.

    ResponderEliminar
  13. Quién no es un pedazo latente de bofe inservible? En cualquier momento una bomba te hace pedacitos, o uno, al que se le ocurre. Por eso, insistir en las fiestas, festejar una suerte de equilibrista. Por ahora. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Voy a suspirar tras ese espejo hallando al niño que recupera sus lagartijas en la mirada que me devuelves.
    Always child
    Inocentes miradas y caricias añejas todas tuyas

    ResponderEliminar
  15. Eso somos David, anomalías geométricas, nunca mejor dicho, futuros testamentos, eternas luchas entre forma y espíritu.
    Qué bueno eres.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Sin aliento David, no puedo decir nada que esté a la altura de lo que has escrito, en realidad, me ha dejado este texto muda. Impresionante también la foto.
    Abrazo

    ResponderEliminar