30 ago. 2016

días azules - Iván Rojo -

Aquellos días
emergen a mi memoria
como náufragos ya azules.

Flotan al sol
un rato en mi superficie
y desaparecen con la marea.
Con la cerveza,
con la ley de la inercia,
con un movimiento de cabeza.
Pero uno de ellos
-supongo que sabes cuál-,
el día más memorable,
sigue hundido en mi fondo.
A salvo.
Protegido por la calma
de un mundo intransitable.
Es el Titanic.
Es el Wilhelm Gustloff.
Un transatlántico majestuoso.
Algo que la deriva
no podrá hacer pedazos
contra los acantilados del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario