30 ago. 2016

lo mismo que el fuego fatuo

para toda la ropa que se me cae 
comida por un mal salario. 
harapienta 
y sin embargo 
zurcida de hermosa cosecha.

pues no sólo crecen vacíos en mis bolsillos; 
también cachorros de chamanes sin refugio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario