30 ago. 2016

ay de los vencidos

sentado sobre la inminente ruina de la madurez 
reivindico ante ti mi derecho a no crecer, 
a mostrarme orgulloso de mis diabluras, 
a derramarme a mis anchuras 
sobre estas sombras 

que ya no dan miedo,
que me asisten sin dolor,
porque tuya es la emboscada más inocente de mis huertos y descampados
y elevas el derrumbe de los recuerdos
con el hambre fugaz
de un tirachinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario