28 mar. 2015

la manifestación de la carne

recostado en la cama
con las sábanas giradas y el cuerpo tan fugaz como tangible
observo como te vistes
en la proclama del deber y la dictadura de las normas.

aún reposa junto a mí el dominio del placer,
el desgajamiento de la carne,
el gusto de saberse encajar a contrapelo,
y la armonía del desorden.

sólo son audibles los que nunca se mantienen a raya,
sólo son audibles los que aman,
y el taxímetro de tus bragas
hace tiempo que debería haber subido bandera
pero sucede,
amor,
que se nos corre la voz
y no soportamos el vaivén de  los estandartes,
así que,
bueno,
pudiera ser que aún no esté todo perdido,
pudiera ser que en la victoria de la obligación
creciera un nuevo rugido,
tan embrutecido como despierto,
tan salvaje como obrero,
y se le manifestara al vecindario la llegada de otro problema
y empezáramos de nuevo a rasgarles los reojos,
con la piel zambullida en libertad
calientes y amasados,
asilvestrados,
sorbiéndonos las faltas y el pudor de los horarios.

de un solo trago viaja la madrugada
de un solo trago viajan las sombras y las distancias,
pero no aquí,
no en estos versos,
y no en este momento,
con el pulso en escisión y expansivo,
con la madrugada cubierta de mil muertes
y las avenidas lamiendo sol de azúcar
pero nosotros no,
nosotros resistimos sin intención de aminorar la marcha,
bruscos,
proclamando la victoria de la carne.

y tú no acudirás al trabajo,
y yo moriré entre tus dientes
y los vecinos,
otra vez,
llamarán a los antidisturbios.

8 comentarios:

  1. La carne, cada vez más turbia. Sin turbulencias, ni resiste.
    Acuchillada!!!
    :besosss!

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo, ordenado, ¡chico GUNST!

    ResponderEliminar
  3. ¡Me cago en dios y en los vecinos!

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso, visceral sin ser desagradable, una receta de ingredientes en su justa medida.
    Saludos.
    Sete.

    ResponderEliminar
  5. La manifestación de la carme es la mejor de las manifestaciones posibles. Y que le den pol saco a los vecinos.
    Me gusta lo de la piel zambullida en libertad, me ha recordado a la letra de una canción:
    ... y perdona por buscar en mi piel
    que hagan mapas otras manos también...

    Y para mapas David, los que tu sabes construir con las letras para acariciar los sentidos.

    Bss

    ResponderEliminar
  6. Precioso, íntimo, gráfico.

    Un abrazo, David

    ResponderEliminar
  7. Infatigable, abrupta regreso aquí.
    Que nadie me pregunte el porqué...
    Por qué invento que es una manera de regresar a ti...
    Aunque reconozco, y acepto, tal como lo borda Sabato que, siempre es levemente siniestro volver a los lugares que han sido testigos de un instante de perfección, David.

    ResponderEliminar