7 abr. 2015

como el que vive un relámpago.

hay habitaciones a las que nunca regreso,
espacios que me azotaron el agotamiento,
con los ojos inflamados y la piel revertida.

lugares donde eché a correr cuesta arriba
perseguido por las sombras de cuerpos furtivos,
testigos de mi depredación,
con las luces del amanecer tiñendo de oscuro el simulacro de mí mismo.

cochambres donde carneé la sal en otro cuerpo igual que el mío,
igual de triste,
igual de huido,
donde habité el frío y el caos aumentó feroz  en una forma de azar indomable,
donde decidí conjurar la esperanza con descaro
escribiendo palabras sin voz,
palabras con regusto a derrota,
miedos impacientes de poderoso olfato
capaces de inhalar 
el perfume de mi vestido de muerto.

pero hay una habitación,
en cambio,
a la que siempre regreso
agitando el cuerpo como una sábana movida por el viento.

es en esa habitación,
libre de tiempo y meteorologías,
donde te corporizas,
y me inmolo la garganta de gemidos en una ternura mortal,
adosada para siempre a la retina.

de una forma u otra,
igual que los buitres de gettysburg,
acudo a la llamada en un giro de vuelo ingobernable,
y por una vez existo,
puro,
salvaje,
como el que vive un relámpago
sobrevolando el único lugar
donde habita la carroña de tu carne.





9 comentarios:

  1. Como ave vuelas libre
    como ave conoces el camino a casa
    ahí donde las entrañas hierven

    un placer volver a leerte

    Maria
    o

    Coté

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Simplemente perfecto!!! Cuanta belleza contenida existe en estas estrofas.
    Precioso...

    ResponderEliminar
  3. Me has dejao pasmá David.
    Menudo nivelazo!!
    De mayor, quiero llegar a ser capaz de reflejar como tú lo haces.
    No me atrevo a decir nada más.

    ResponderEliminar
  4. Que sea habitación sin puertas ni ventanas, que sea habitación con nombre de selva... Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
  5. y al leerte se me metió una mirada movediza al riego de ojos en la carnicería que la sombra y el licor alza, al tenedor y apetito, de echar a correr y avalanchase... y por favor que alguien apague la luz y pague al camarero, a la sepulturera y a la belleza y que se vaya también....corriendo, volando....

    abrazos DaVid.

    ResponderEliminar
  6. (sí, lo sabes tú, bestia enaltecida.

    y maseras la piel, la caldeas
    hasta que agoniza en el aúllo, enardecida
    se expande hasta estremecer el aire denso,
    se agita al unísono con la noche palideciente,

    tu ritmo aglutina, media en la entraña
    al atornilla mi aliento al deseo de tu palpitar,
    ¡pálpito que agita! que estriñe
    el vaho en nuestra corporeidad sonora,
    con sones que nos adhieren, que nos desnudan
    ante tu permanencia en el placer

    la noche se mueve cada vez más lenta
    -sílfide expectante,
    maremoto agazapado-

    cómplice
    del arpón de tu palabra cuando ensarta,
    cuando hilvana toda sensación aflorada
    en un collar de perlada luz arrebatada al plenilunio.

    -juego las perlas untándolas de viscosidad
    en tu obelisco,
    arrincono con ellas tu lamento,
    enraízan en tus pezones, las enredo y agito,
    las rompo embistiendo tu vientre
    hasta estallarte en luz-

    y, luego, iracunda y sumisa
    me asiento en tu lengua
    -¡así, tal cual es, poética y siniestra!-
    hierro enardecido, herrumbre que corrompe la entraña
    al sujetar mi gemir prístino
    anticipado a la derrota del alba expoliada,
    indefensa ante el amanecer.

    ...así las cosas, así el vértigo en que vibro ante tu tintero derramado, David.)

    ResponderEliminar
  7. Guárdate esa ternura, esa habitación sin tejado desde la que recibes tantas estrellas.

    Gracias por compartirla. Me recordaste una canción preciosa titulada " A house without door" de Peter Hamill.

    Un besazo marino, como tu apellido.

    ResponderEliminar
  8. es cierto
    uno siempre regresa aunque tú nunca hayas pisado mi casa

    precioso e intenso trabajo David
    buena semana

    ResponderEliminar
  9. Llegados a este punto de contorsión aérea sobre el objeto de deseo, vale más desplegarse por completo que dejarse algo para otro día. Rendirse a lo evidente.

    ResponderEliminar