26 sept. 2011

no siempre sale el sol cuando llueve.

curiosa cercanía la de mis interiores:
la mente recostada en el ocaso de los puntos y  las comas,
de lo suspensivo.

el cuerpo,
el traspiés insoportable de lo visceral. dueño de una libertad incendiaria.