30 ago. 2016

de derrotas.

no hay nada más innoble que ser fiel a uno mismo. 
si para el loco el no loco es el que está enfermo, 

cómo podemos entonces ser fieles a todo aquello que mantiene en pie nuestras ruinas? 
defraudarse a uno mismo continuamente 

debería ser obligatorio para no olvidar que en la derrota, 
y sólo en la derrota, 
se nos revela lo que realmente somos : 
un desaliento que no precisa concesiones

No hay comentarios:

Publicar un comentario