11 ago. 2016

de los mil andenes - Daniela Tena -

Me he bebido tantos hombres,
que ya no distingo una añada de otra.

No queda un centímetro de mi piel
donde no hayan intentado tatuarme virilidad y hombría.
Y tanto he ido de sexo en sexo,
que me provoca agujetas abrirme de piernas.
No hay respiración a la que no haya encontrado la cadencia y el compás.
He conocido los alientos afrodisíacos y los fétidos
y aprendido distintos rituales de desnudo del alma.
Y tan cansada estoy,
que me asquea el bostezo de las sábanas desordenadas que hieden a vicio.
Mis carnes han padecido numerosos ictus,
desde la muerte dulce,
hasta el desinterés y empalago.
No hay palabra eyaculada que no haya escuchado antes.
Y como ya no me queda ni sed, ni parte pudenda a descubrir,
me he convertido en disidente de la falocracia,
ebria de la reciedumbre,
saturada de tal cantidad de lucha y baile.

1 comentario: