14 may. 2015

duermes.

duermes a la hora en que las flores se cierran sobre la tierra.
tu pubis cuidadosamente rasurado,
se muestra tan abierto y prostituido
como una calle desierta en la madrugada de todos los vicios.


te amo tanto que tengo que escribirlo antes que se amontone el día sobre la espalda,
y me pregunto por qué les cuesta tanto a los poetas desde su sitio vacío,
desde sus huellas sin musgo,
escribirlo así de sencillo y abierto,
desnudo,
como un regreso a la infancia o un estallido de trueno,
un faro agitado de luz en lo más abrupto del acantilado.

duermes.
desde la ventana observo la madrugada,
la agitación febril de los olivos de la plaza.
sentado en el poema mis ojos continúan goteando por tu sexo;
me visto de mezcal y me reconozco cansado,
agónico de mapas y libros,
y está mal que lo diga,
lo sé,
pero sucede que algunas veces creemos valer más de lo que realmente somos,
y no somos nada,
amor,
nada,
ni las arrugas de los dedos que te escriben,
y pese a ello,
pienso celebrar esta vida de esclavitud con desenfrenado libertinaje,
porque las declaraciones de amor deben hacerse a través del cuerpo,
y aunque nunca seamos felices
qué más da,
tampoco importa,
a fin de cuentas,
lo importante no es ser feliz,
sino saber para quién has vivido.

14 comentarios:

  1. Un poema perfecto, tan cuidadosamente realizado que da gusto leerlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. "Sino saber para quién has vivido"

    ...demencial..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por el guiño ;-) y por tus ojos.
      un abrazo inmenso.

      Eliminar
  3. No somos ná, pero merece la pena vivir ese ná! (buuuaaa llevo mucho rato inhalando tinta...)

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Desnudo y libre.
    Te creciste.
    y creaste esta maravilla

    Un abrazo David

    ResponderEliminar
  5. Bellísimo.

    Solo aplausos. Y abrazo poético.

    ResponderEliminar
  6. Conformarse con esos pequeños detalles... con la forma de su pubis en un amanecer cualquiera, con el repliegue de la flor al caer la noche.... y ser feliz egoistamente en el placer que experimentamos als sabernos unos privilegiados...

    ResponderEliminar
  7. saber para quién has vivido
    y que todo tenga sentido
    y que haya valido la pena

    leviatán de poema David

    ResponderEliminar
  8. David, me han venido a la mente dos voces: la de Borges, diciendo "Ya nunca seré feliz. Tal vez no importa. Hay tantas otras cosas en el mundo..." y la de Buero Vallejo, para quien un poeta escribe porque necesita ver lo que calla, y no escribir ciertas cosas en el poema.

    Para quién vivimos, o escribimos, o cambiamos. Eso es un enigma. ¿Para nosotros mismos? Prefiero pensar que no -o tal vez que sí.

    Un abrazo inmenso. Me alegra reencontrarte.

    ResponderEliminar
  9. Sin embargo amor, saber para quien has vivido y simplemente, por la certeza de saberlo, en ocasiones nos hace inmensanente feliz.
    Un gran poema!!!! Llega a lo muy profundo y parte mas emocional del cerebro.
    AABB

    ResponderEliminar
  10. sabes eso mismo pienso yo
    porque solo hablar desde la sombra, desde el dolor y el rearme
    quien ama a un poeta se alimenta tb de sus letras, las acaricia , las ama como a él ..
    y tanta desolación si no se cuida el amor acaba con desamor

    esa es mi histoira ya ves

    u
    un beso y mil gracias

    ResponderEliminar
  11. Y al final también saber por quién has muerto...

    besos

    ResponderEliminar
  12. a lo que se da uno cuenta, ni sirve saberse nacidos para nadie. Porque entre tanto, de placer estamos muertos para ese nadie.
    Felices felices felices felices, David

    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Saber para quien se ha vivido es igual de grande que escribir amor antes de que las palabras se conviertan en piedras y pesen... Me gustó leerte. Gracias por compartir. Una feliz semana

    ResponderEliminar