17 ene. 2015

diálogo con el abismo

"caminamos sobre el frío
porque somos los únicos que tenemos calor"
-D. Robert-

camino descalzo por casa mientras pienso que al abismo le deben molestar mis pasos y quizá me esté gritando algo así como; vete a joder a otra parte porque al igual que tú mil hombres hoy han muerto en la epopeya de su destrucción, en el talud de su abandono, arrastrados por sombras que jamás se enderezan, tan parecidas a las tuyas, hombres con prisiones sin fondo, con penas como celdas y ojos llorando patios que siempre caen demasiado lejos.
hombres que aman la oscuridad igual que tú amas la gota de mercurio sobre el desgarro, la obediencia de la sangre en el labio y el cepo que muerde la mar de todos tus horizontes negros.
hombres a quienes les estorba el lujo y les joden las noches templadas, el estorbo del vino si no es en su cuerpo derramando, la miel si antes no ha mordido de avisperos.
hombres que al igual que tú se han prostituido tantas veces, han arrojado en tantas entrañas el semen de sus caballos que ya viajan de primera en el tren de los suicidios con la fragilidad de la carne derramada entre el humo y la maleza. hombres que frente al brillo extranjero de otro sol desprendido
solicitan refugio en la oscuridad de un cuerpo que les ofrezca la ceremonia de la úlcera que no cicatriza, el aullido acerado de la imperfección y los días del brillo amargo de este abandono.
hombres que al igual que tú llegaron para cobijarse en mis brazos:
uno te abrigará el corazón,
el otro el espanto.

4 comentarios:

  1. oscuridad como aire,
    el peso, la retina y su desgarro,
    la obediencia , la sangre
    y el cepo que muerde la mar.
    saldo de horizontes negros
    *amor que es desconcierto*

    Abrazo grande, David

    ResponderEliminar
  2. la foto impacta
    un ser sin corazón
    es el abismo bípedo

    buen fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Dialogar siempre va bien, incluso con nuestro propio abismo (es el que más nos conoce).
    Y si ese amor responde a tu propuesta, viene y acepta el cobijo entre tus brazos... ¿que más se puede pedir?.
    Petonet abisal.

    ResponderEliminar