6 dic. 2011

Exitus letalis



Y en esto que hoy me llamas recién estrenada la guardia,
que el de la 3017,
durante la noche se ha muerto,
que te libere la cama,
que ya nos viene otro ingreso.
Y yo sin tomar café,
y tú sin mover un alma,
y mientras cierro la historia
del paciente que se ha muerto,
el código que voy informando
es justo el de este momento.




19 comentarios:

  1. Terrible lo de los hospitales.

    Me da escalofrío.

    Saludos cordiales amigo.

    ResponderEliminar
  2. rapidito y a otra cosa,
    la vida continúa y que no se note
    a sacudir las sábanas,
    a no dejar que el dolor aflore
    que no hay quien lo pare.
    un beso y un café ¿dos de azúcar está bien?

    ResponderEliminar
  3. Me gusta, Big. Por cierto, si aún no has zarpado hoy, te advierto que sopla mal viento y anda mucho chalao suelto. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ah, pero igual en el salón principal podrás sorber un café caliente mientras afuera van sacando ese cadáver.

    Abrz.

    ResponderEliminar
  5. A rey muerto rey puesto.
    Aunque sus reinados sean efímeros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Pues más verdad que esta no la hay, entre muerto y vivo un café, si se puede,y así vuelta a empezar. Me gusta.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Así es la vida, unos van y en la tercera planta de un hospital....otros vienen.

    ResponderEliminar
  8. Cotidianidad numérica.
    Terrible sin cafeína.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. tremendo ese goteo de idas. la muerte día sí y día también.

    un abrazo, Big.

    ResponderEliminar
  10. Sigamos bebiendo mezcal, Capitán...
    Por favor, le toca invitar la siguiente ronda.

    Abrazos con aliento de mi tierra...

    ResponderEliminar
  11. La próxima vez que te llame invitale el café, total el muerto esta muerto... sabrá esperar.
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Qué fuerza tiene tu cabecera, y qué fuerza tus palabras. Nos leemos!

    ResponderEliminar
  13. Eso de no haber tomado el café es lo que le genera toda la agudeza crítica de la situación. Es que el día, sin un café de prólogo, es un infierno.

    Un abrazo, compadre!

    ResponderEliminar
  14. Esta resurrección suena al inicio de un nuevo evangelio… Bigmouth… Mesías… que paradojas… siempre me había caído bien el tal Judas.

    Saludos y amargos acordes de los Judas Priest interpretando Diamonds and Rust, para tod@s

    -Mothman-

    ResponderEliminar
  15. las partidas siempre dejan un dolor intenso, cerrar ciclos en la vida tambien
    Me ha gustado muchisimo leerte
    Un abrazo
    Stella
    http://calzandosentimientos.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  16. Y quién tiene un hombre que nunca falla??? eh??? jajaja

    1besico!

    ResponderEliminar
  17. Cuando vida y muerte forman parte de tu trabajo inevitablemente cobran la misma importancia que el derecho a tomarse un café para poder desconectar de esa cruel realidad.
    Me encanta la foto del mechero...era del difunto?
    Un beso enorme y sigue con las crónicas de hospital, son desgarradoramente realistas

    ResponderEliminar
  18. Cuando alguien parte...es del todo imprescindible un café. ¿Porqué no hacen aquí trifásicos de mezcal con unas gotas de llanto?

    Ets un poeta de cap a peus.

    Petons plens de mezcal

    Frida

    ResponderEliminar