27 jul. 2016

por si te detienes.

que nada te pertenezca,
incluso este poema que tu madre jamás guardará para ti.

pero si algún día,
en algún momento,
andas acorralada,
bien por miedo o por venganza,
y sientes esa necesidad de escapar de todo
porque te envejecen los oprobios de saberte mi hija,
entonces hazlo,
sea lo que sea,
hazlo.

y vive,
y siente,
y palpita.

que nunca es demasiado tarde
para curarte de los horrores.


2 comentarios:

  1. ¡exacto! nunca fue, nunca es demasiado tarde porque aunque estemos maltrechos, siempre encontraremos los cómos y los cuándos, el porqué, al vivir sintiendo todo tipo de palpitación... incluso cuando se nos aproxima etérea; con su nebulizado aliento, la muerte, David.

    Tu vida es tu vida
    no dejes que sea golpeada contra la húmeda sumisión
    mantente alerta
    hay salidas
    hay una luz en algún lugar
    puede que no sea mucha luz pero
    vence a la oscuridad
    mantente alerta
    los dioses te ofrecerán oportunidades
    conócelas
    tómalas
    no puedes vencer a la muerte pero
    puedes vencer a la muerte en la vida, a veces
    y mientras más a menudo aprendas a hacerlo
    más luz habrá
    tu vida es tu vida
    conócela mientras la tengas
    tú eres maravilloso
    los dioses esperan para deleitarse
    en tí.

    Charles B.

    ResponderEliminar
  2. 'Lo que ni el mayor oprobio excusaría: el reconocimiento explícito de amor que no admite venganza.'
    (Me impactó en el Face...)
    Abrazo enorme

    ResponderEliminar