3 may. 2016

suelo.
















cuando te veo con el sexo apuntando hacia mí
y las miserias sollozando la entrepierna
pienso que esa
es la mayor prueba de amor que puedas darme.

me gusta que me brames,
que te la agites salvaje hasta hacer espuma,
que relinche,
que no baje nunca,
que tu semen me enzarce
y me retenga las horas de ir al trabajo,
que me sienta culpable del abandono de tu carne,
y me trastorne,
y me derrame pensando en ti,
continuamente,
sin importar el lugar:
en el coche,
en cada puto baño,
en la oficina,
cenando.

es el instinto,
el anonimato de las puercas que saben cómo cruzarse de piernas.

siempre podemos caer más bajo, amor:
me gusta cuando te saco la polla y te la meneo para ella,
que sepas cómo y con qué frecuencia descarrila mi coño
en apeaderos bípedos e inhumanos,
usarte y ser usada,
como viejos suelos de hotel,
porque no todos los suelos se parecen,
ni albergan restos de vida
como vómitos follando sobre nosotros.

así de nauseabundos,
amor,
siempre podemos caer más abajo,
siempre podemos ser suelo.

6 comentarios:

  1. 'hay otro,
    infinito y suelo,
    invariable siempre'

    (o tal vez es este mismo)

    bss

    ResponderEliminar
  2. para este poemazo le viene esta canción absolutamente
    es de una xica chilena avecindada en México
    Mom Laferte ( Monserrat Bustamante)
    https://www.youtube.com/watch?v=PQlG1gznMBE

    abrazos desde el sur sur del mapa :D

    ResponderEliminar
  3. Este poema despierta los sentidos mucho más que el café de media mañana. Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Que buen poema
    cabrito
    magistral siempre , David

    besos

    pd/ que bueno que aparezcas de cuando en vez como las mareas

    ResponderEliminar