27 ene. 2015

fragments d'un paisatge. - cada cop que ens trenquem ens quedem dins l'un del l'altre -

" omplir la meva vida de caps per lligar,
i gaudir del naufragi."
- M. Paradis -



avui ens hem vist en el impossible dels instants; 
corríem nus com la carn d'un carronyaire
oberts d'espinada i cor, 
valents com el primer llop que queixala.

i rere una barca que encara amagava tardor 
ens hem engolit el fred llepant-nos els trencats i les xarxes, 
el servit dels ganivets, 
el silenci i la ferralla.

després 
el temps bordan el teu nom, 
mans que arrosseguen paraules, 
un raig d'esperma a la mar, 
i altre cop la distancia, 
girada de por, 
sobre les espatlles.

http://www.ivoox.com/distancies-17-02-2015-audios-mp3_rf_4102109_1.html

21 ene. 2015

me dices que esta noche.

me dices que esta noche al salir a regar tus macetas te han devorado los mosquitos.
que tienes una nueva jardinera donde has plantado un geranio, un rosal, una lavanda, aloes y también algunas petunias y que una de ellas ha crecido tanto que cada tarde llegan un montón de mariposas para amarla.

me dices que eres lo peor cuando andas entre tierra con las chanclas y el pareo puesto porque te pican todos los bichos y los hierbajos salvajes y que si te viera, me reiría de ti.
también me dices que la casa está hermosa, así, toda llena de verano.
y todo cuánto dices permanece en mi cerebro hasta el punto insoportable del horizonte y la añoranza 
cuando mi pecho es una habitación atestada de alfileres con las puntas aceradas como lanzas.

qué hermoso el hombre cuando ama 
pues su piel es el origen de todos los alaridos:

yo procedo de ti,

de tus orígenes,
del abandono de la carne y el delirio
fecundado de plancton  y sal.

procedo de las astillas de tus huesos,
y procedo de tus raíces que embriagan mi hierba alta 
libre de estacas y alambradas,
mecidas por el salvajismo de lo incomprensible.

también procedo de tu trotar y del auxilio de tus manos,
del suspiro de tus bolsillos,
procedo de la libertad del comensal en el comedor subterráneo de tu cuerpo,
y procedo de tu romanticismo.

quisiera morder tanto mar, 
quisiera cultivar tantos barcos,
llenar de explosiones los diques, 
sembrar de faros los llantos.

hacer del tiempo un torniquete,
un suspiro de algodón empapado
como rocío sobre el campo verde,
la ternura del rosal  en el zarzal de los vientres.

como quien lee un viento,
o las entrañas,
me dices que esta noche al salir a regar tus macetas te han devorado los mosquitos.
que una petunia ha crecido tanto 
que cada tarde llegan un montón de mariposas 
para amarla.

qué perfecta traducción resulta 
no traducir las caricias
ni la sangre.



17 ene. 2015

diálogo con el abismo

"caminamos sobre el frío
porque somos los únicos que tenemos calor"
-D. Robert-

camino descalzo por casa mientras pienso que al abismo le deben molestar mis pasos y quizá me esté gritando algo así como; vete a joder a otra parte porque al igual que tú mil hombres hoy han muerto en la epopeya de su destrucción, en el talud de su abandono, arrastrados por sombras que jamás se enderezan, tan parecidas a las tuyas, hombres con prisiones sin fondo, con penas como celdas y ojos llorando patios que siempre caen demasiado lejos.
hombres que aman la oscuridad igual que tú amas la gota de mercurio sobre el desgarro, la obediencia de la sangre en el labio y el cepo que muerde la mar de todos tus horizontes negros.
hombres a quienes les estorba el lujo y les joden las noches templadas, el estorbo del vino si no es en su cuerpo derramando, la miel si antes no ha mordido de avisperos.
hombres que al igual que tú se han prostituido tantas veces, han arrojado en tantas entrañas el semen de sus caballos que ya viajan de primera en el tren de los suicidios con la fragilidad de la carne derramada entre el humo y la maleza. hombres que frente al brillo extranjero de otro sol desprendido
solicitan refugio en la oscuridad de un cuerpo que les ofrezca la ceremonia de la úlcera que no cicatriza, el aullido acerado de la imperfección y los días del brillo amargo de este abandono.
hombres que al igual que tú llegaron para cobijarse en mis brazos:
uno te abrigará el corazón,
el otro el espanto.

14 ene. 2015

espacio

conocernos más no hubiera sido buena idea;
cuando dos cuerpos no poseen más que miseria,
cuando en las habitaciones sólo se trabaja la pena
y todo queda excluido menos la tristeza
conocernos más no hubiera sido buena idea.

en el bar de Alicia  rebosante de suicidas y ranas, 

con enanos del pito pito de gracia
cazando orgasmos para Blancanieves
y scooby-doo lamiendo la piel del correcaminos
conocernos más hubiera sido una putada.

después,

en el refugio antiaéreo de Can Nyac
nuestros cuerpos buscaron cuerpos y pocas palabras 
cuando sólo nos alcanzaban las botas 
para pisar los charcos del patito feo.

conocernos más hubiera sido el suicidio del vino y la cera

una colgadura,
la herrumbre del amarre de un barco que sólo deja tormenta
y cuando dijiste me abro de coño
antes que abrirte las puertas
pensé en Júlia.

no me llegó como limosna para mis horas muertas,

no,
más bien su imagen pasó por mi cabeza
como un metro que vuela por una estación sin detenerse,
fugaz y de ventanilla,
encriptada en mil rostros diferentes
ya sabes,
rostros anónimos que liberan poesía.

en este vuelo rasante de campanillas y peterpanes,

dispara poemas hasta Pinocho.

la melodía no cesaba,

los ratones ya lamían los pies al flautista,
y nosotros tan ruinosos como  Sant Lô,
tan tristes como dos parisinos
tratándonos el bestialismo,
en el suelo del refugio,
con la humedad y la república de los bocados.

después más vino y pocas palabras,

resistencia a liberar nuestro pasado,
más bocas antiaéreas 
y más alimento de rancho.

luego tu coche

de vuelta a lo que nunca dijimos y nos callamos
de vuelta a lo negro,
como tus ojos,
como tu pelo,
como este mundo sin corazón que sólo late por impulsos.

no,

conocernos más no hubiera sido buena idea,
por eso,
al despedirnos con un beso delgado,
juramos no volver a vernos sin hablarnos
mientras la ciudad amanecía de nuevo sangrando
igual que nuestras bocas.


9 ene. 2015

refugi i metro

estic tan convençut com tu del plaer que proporcionen les bèsties,
tan convençut com tu dels cossos que cauen per terra,
que existeixen refugis dins el metro
i estacions de lladres i sexes
reduïts a carn de psiquiàtric desnodrida.

despullada la tristor 
som cirurgians clandestins que es furguen les ferides
en l'esperança que coagulin i es tornin hospital de vidre,
quan la distancia no te cura i ens tremola la terra
quan som al ben mig del descampat de les penes
i udola el xacal
en l'hora en que els homes es llepen els poemes.

el pitjor de tot
és que sempre caiem en mans pròpies, 
mans brutes i ferrades de talls,
mans amb els dits esqueixats
i les ungles fetes miques.

si varem cercar temps per fer.nos mal
hem de cercar temps per a guarir.nos,
si hem de retornar el calor,
si hem de menjar.nos les brases,
entre l'estrip del batec i el forat del cor
ens acariciarem l'horror
com criatures implacables amb si mateixes.

ens resulta tan fàcil vestir despullats amb el vent derruint llunyanies,
orfes de pells i fronteres,
fred de vi negre i nits mudes,
el que vingui després poc importa
brillem en el festeig de retrobar.nos bruts
i en ben mig de la fatiga 
declarar.nos jornades de plaer
i caps de setmana d'orgies.