2 nov. 2013

ende gut alles gut


como viruela alta
acudes para decirme que nacemos con un pan bajo el brazo;
y no lo resisto más,
sostengo las pruebas y el vestíbulo de la frente baja
nacemos con el esfuerzo de tragarnos la sangre
con el dolor infinito enquistado en la carne,
nacemos alimentados por el calostro de la incertidumbre
y el ardiente murmullo de lo incomprensible

nacemos en un casi muerto que nos cierra los ojos
para que la exclamación del llanto
se nos torne vital
e importante

el dolor:
esa brecha asqueada por la pena,
nos acompaña hasta el grosor de los labios y la boca muerta
no,
ciertamente no nacemos con un pan bajo el brazo
nacemos con el polvoriento trotar del miedo
con las encías sangrando por los estribos,
con los ojos torcidos de velocidad
y rugiendo gemidos por la carrera

y si así fuera
si por un casual de vida ancha,
o de pañal polvoriento de fatiga,
naciéramos con un pan rollizo,
caliente
y espeso,
el paso del tiempo
quebrará la frágil corteza
haciendo de nuestra carne alambre de espino
un lugar sitiado de desiertos,
y nos iremos agostando en ese horno que preside el lamento,
en una masera febril
fermentada por la angustia y el deseo.

no amar para vivir y vivir para amar lamentando

me tiendo en el suelo y descanso,
un instante de ojos entornados,
una tregua de lecho carnal que profana mi cerebro,
y me sorprendo braceando en un mar de inquietudes
lleno de pesadillas que no comprendo

a qué distancia se encuentra mi línea de flotabilidad?
cuántas ballenas muertas para tan poco aceite
y cera de semen?

el sol se acerca y la noche
es una lámpara agotada que se consume en la claridad del día,
un nuevo día de espanto
de miedos y silencios
de cuarto y medio de felicidad quemada

hoy soñaré con dormirte en la pradera de mi mar
entre un surco de cebada y trigo

y en un horno inquieto de sal,
coceré el pan,
para el brazo que ya no tengo.

16 comentarios:

  1. David, vivir para amar, lo que se deje, lo que se pueda... De poco sirven los paraguas cuando las teclas suenan. Hay dos razas nada más, sois los poetas, y los demás.

    Abrzt.

    ResponderEliminar
  2. potentes imágenes nos dejas, fuerza y vehemencia, y es que arribar a este presente no es un presente que se otorgue algodonado sino vinagre vino para emborracharnos
    "nacemos con el esfuerzo de tragarnos la sangre
    con el dolor infinito enquistado en la carne,
    nacemos alimentados por el calostro de la incertidumbre
    y el ardiente murmullo de lo incomprensible"


    me encantó esta parte es genial , concisa y para mí entender encierra la ida toda del poema

    abrazos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  3. total, nacer para tanto y por tan poco, David.
    qué de menos robarle a la angustia aunque sea el miedo y dejarla hoja blanca
    deshecha que no sufra de pan . ni espantos ni deseos.
    de nada.

    abrazo enorme

    ResponderEliminar
  4. De cuando el sol se acerca y la noche es una lámpara agotada... tremendo David.

    Beso grande!

    ResponderEliminar
  5. O nos vamos, con demasiado hueco... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Qué desasosiego.

    Abrazos inmensos.

    ResponderEliminar
  7. Letras que se le clavan a uno. Buenas imàgenes.
    Salud.

    ResponderEliminar
  8. Yo nací con una ortiga bajo el brazo.
    ¿Por qué cuando nacemos no nos dicen, en ese preciso instante, que vamos a morir? Así nos ahorramos la vida y los sinsabores.
    Qué hermoso dormir entre un surco de cebada y trigo, el pan y la cerveza no pueden faltar (el amor es secundario)
    Siempre es un desborde lo tuyo.
    Besos David.
    Te dejaré migas, así me encuentras.

    ResponderEliminar
  9. Nacer es siempre llegar al lugar equivocado. Lo hacemos braceando porque alguien nos había prometido el mar....Abrazo!

    ResponderEliminar
  10. nacemos con el polvoriento trotar del miedo
    con las encías sangrando por los estribos

    poema inmenso David y tan duro como lleno de vida

    abrazo infinito

    ResponderEliminar
  11. Hermano, llego de un exhausto viaje,enciendo el ordenador para ponerme al día y me encuentro con esto...me acabas de matar y tendré que invertir más tiempo y energía para encontrar ese sosiego que uno busca, de manera acelerada,cuando llega a casa después de un viaje intenso. Pero bendito sea el desconcierto que siempre me agitas cuando leo versos poderosos como estos.No hay tregua ni respiro ... ni tan solo un verso de contrabando para poder negociar con el silencio. Disparas duro y al cráneo,hermano. Hemos nacido, los poetas pobres, con un mendrugo de pan duro bajo el brazo, pan ácimo, pan oscuro y mohoso. Y hemos pasado el resto de los días intentando aplacar la sed, sin suerte, de ese trozo de pan que nos llevamos a la boca y quemó nuestras lenguas. Un abrazo grande,mucho.

    ResponderEliminar
  12. Si nacimos sin pan o si se endureció y cuarteó, triste mendrugo que echarse a la boca, que el hambre no nos niegue un padrenuestro ácimo, desgarrado y humano. Que ahora y en la hora de nuestra inmensa soledad, "nos quede la palabra". Como la tuya, alimento hoy tan necesario.
    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
  13. Nazcamos como nazcamos, el caso es nacer.
    Y soñar.
    Me ha gustado mucho eso de "hoy soñaré con dormirte".
    Besitos para tí, poeta.

    ResponderEliminar
  14. Nacemos para morir...
    nacemos para vivir...
    La cuestión es que nacemos y cada nacimiento es único,
    nuestras madres sufren durante el parto como nosotros durante la vida...
    besos!

    ResponderEliminar
  15. el infinito de un pan se puede ya medir en palmos cuando se agarra con fuerza bajo el brazo...que dulce calor aun siendo pan de pobre
    Poema de panes y vida....besos mil

    ResponderEliminar