29 jul. 2013

noche en el puerto.

anclado en la ribera de tus ojos
te abrazo y tejo velámenes por tus costuras,
placer que zozobra de tus labios hasta la más tórrida de las islas que he engullido
embarrancados de amor tu pecho es un lamento que adquiere la embriaguez
de una puta ofensiva y vagabunda.

y me corresponde este cordón de gemidos
y la intensidad de la grieta y los bocados,
ahora
que la luz muda y los limites cambian de oficio
hacia lo infinito y lo ilimitado.

y esta tormenta, 
tempestad de gemidos,
y el impaciente vendaval
que despierta embravecido por el vicio.

empapados lloveremos ciudad
sin ocultar nuestros cuerpos que caminan,
y llegaremos al puerto donde el esternón se ancla a la muerte
y los hombres habitan la saliva de la vulnerabilidad

dinos viejo embarcadero,
tú que encierras historia y precipicios,
dónde el astillero de tus suspiros,
dónde los niños distintos

partimos hacia tus redes trayendo el oxígeno,
el humo bello de nuestras heridas,
con lo más sórdido de nuestros huesos
con la libertad del niño que se sabe vencido.

y nos acusas huérfanos y desnutridos,
hijos del placer desprovistos de olvido,
que resisten a cubrirse de mesura
y de yodo las bocas y vendaje las lenguas

escrupulosa garganta de acero,
vieja madera,
desembarcamos en tu innoble noche
con la pasión del estremecimiento

álzate desnudo frente a la vida
y muéstranos la intensidad de tu vientre:

no esperamos más de ti
que tú mismo.

16 comentarios:

  1. Dónde los niños distintos, dónde Hospitalet...ahí, en tu escritorio de nogal talado en los quirófanos, David, dónde los niños distintos, aquí santo varón, entre cada pliegue del poema, sulfurados en la raíz de los pianos del bosque, o en tu mano, en tu humo, en la inefable cadencia de un abrazo que te envío con todo el amor del mundo, y de los niños que son tan distintos...

    Besos germà.

    ResponderEliminar
  2. …y la intensidad de la grieta y los bocados
    Qué bonito!.
    Vale la pena un impaciente vendaval (o tormenta) si te lo proponen así. Ay los puertos, los enamorados y los suicidas.
    Un beso David

    ResponderEliminar
  3. Tu poema o tempestad de lo establecido
    Hice dibujos con los ojos cerrados, son muy parecidos al que encabeza el poema
    Tu poema esta escrito con los ojos cerrados
    De dentro a fuera
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. "...tomemos la quietud y hagámosla tormenta...".
    te leo y te leo y te vuelvo a leer...y no salgo del bucle.

    Impresionante.
    Imprescindible.

    ResponderEliminar
  5. Tu poema le deja a uno embarrancado en un puerto lejano donde los trasnochados se juegan la vida buscando la poesía en los ojos de una mulata.
    Salud!

    ResponderEliminar
  6. dónde, la saliva de la vulnerabilidad
    dónde, dónde
    y los hombres la habitan los hombres, por buscarla
    dónde estarán encerrados, por resucitarlos, historia y precipicios,
    dónde, los niños distintos
    como hombres iguales
    dónde, de noches innobles
    dónde todo?
    dónde más
    de suspiros
    vendaval
    o suicidios.

    [por las ranuras translúcidas de un poeta hecho poemario]

    Besos, David

    ResponderEliminar
  7. interesante giro das en el poema comenzando en el deseo y sensualidad
    y terminar en lo existencial

    buena semana

    ResponderEliminar
  8. como una red corroída y llena de salitre
    como una laguna roja en su incipiente
    cuaja el ladrido, se asoma el grito,
    se vierte la espuma
    de una boca , de dos bocas
    se cultiva un amor
    y muy adentro rompe la ola.


    Bellisimo, una caricia, te felicito y te aplaudo.
    Mi abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  9. Somos esos niños libres por vencidos.La noche abre grietas por las que tus poemas se filtran. Tu poema es un cuchillo rajando la red y rasgando el salitre que se espesa en las rocas de los puertos. Leerte es saborearlo,masticarlo. Tremendo poema hermana, brindo por cada una de sus estrofas.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Tu poesía es como el mar. Con el ritmo inagotable del mar. La belleza hipnótica del mar y el salitre que corroe. La luna sobre el horizonte y el abismo negro de los océanos. Olitas y castillitos de arena y la potencia incontrolable de las mareas. Pues eso, que tú eres como el mar. Y ante el mar, los que nacimos en el secano sentimos fascinación y miedo reverencial a partes iguales, y algo así como una incomprensión inconfesable, como que nos falta un gen para entender las contradicciones de una masa tan inmensa de agua. Volvemos a la playa cada verano pero sólo sabemos meter la puntita del pie. Digan lo que digan, el mar se lleva dentro. Y el secano, también.
    Saludos desde la playa, marinero.

    ResponderEliminar
  11. te tragaste el mar y lo hiciste poema, david!
    la fuerza, el arrullo, la pasión y la desmesura.
    todo, todo está acá.

    beso inmenso

    ResponderEliminar
  12. No hay puerto para anclar, no hay puerto donde reposar un poco tanto agobio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. En el puerto hay un quietud inconveniente a ciertas horas, pero siempre se masca un sabor sórdido, nostalgico, complice... eso y la cadencia del agua, su perfume salino, las luces furtivas, hacen que, con cierta compañía, la quietud se torne tormenta... ¡Poeta!... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. aquí un poema y el pulso que te brama por las esquinas del desenfreno, porque así se escribe, libre y desamparado, que a cubierto no se paren los desgarros.
    qué tremendo

    beso inmenso

    ResponderEliminar
  15. Como el mar, demasiado intenso, David. Me he quedado encandilada ante tantas imágenes y muda ante ese torrente de emociones.
    Gracias por tanta poesía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Cómo hacer que lo que ahoga en el pecho no envenene más que a uno, olvidando penas y entregándose al + puro placer sin más, allá por el puerto o donde sea.

    ResponderEliminar